0971 711 319

Operador del Queen Mary, pidió la bancarrota

January 26, 2021

Eagle Hospitality Trust, la firma de inversiones que opera el Queen Mary, famoso hotel flotante del puerto de Los Ángeles, y posee otros 26 hoteles, solicitó la bancarrota. Es una señal de la incertidumbre que causa la nueva ola de coronavirus en California, que hasta el 25 de enero mantuvo a buena parte de sus 40 millones de habitantes con recomendación de quedarse en sus casas. Y también representa el enésimo problema del buque de 85 años estacionado en la costa de Long Beach, célebre por su historia y por un presunto camarote embrujado.

 

El Queen Mary era la joya de la corona en el centro de Long Beach, que es el puerto de Los Ángeles: tiene playa, marina, acuario, un parque ribereño con un antiguo faro y un centro comercial con cines y restaurantes. O tenía: desde mayo, todo ha estado cerrado -excepto los espacios al aire libre- por la pandemia de COVID-19 y el turismo se congeló. Eagle Hospitality Trust, creado en 2019 para operar por 66 años el barco que pertenece a la ciudad, esperaba desarrollar un área de 26 hectáreas a su alrededor, informó Los Ángeles Times: un emprendimiento comercial llamado Isla del Queen Mary, de US$ 250 millones.

 

Pero décadas antes de que la concesión llegara a su término, a un año del coronavirus, Eagle Hospitality se presentó ante la justicia comercial para solicitar la bancarrota, tras encontrar imposible de cubrir USD 500 millones en desembolsos.

 

“El mercado hotelero ha sido completamente devastado por la pandemia de COVID-19 y 2020 quedará en la historia como el peor año en su desempeño”, dijo al periódico de Los Angeles Alan Reay, fundador de Atlas Hospitality Group. Si no hubo más pedidos de quiebra durante el año solo fue porque muchos acreedores aceptaron postergar los pagos de los créditos que se les debían a la espera de alguna recuperación económica.

 

El transatlántico botado en 1934, que con su eslora mayor a la del Titanic fue el barco de lujo de Cunard-White Star Line durante una década, produjo US$ 205,3 millones por año como hotel y generó 2.224 empleos en el condado de Los Angeles.

 

El municipio de Long Beach licitó su administración a diferentes empresas, entre ellas Walt Disney Co, que en 1990 intentó crear un parque de diversiones con temática marina de US$ 3.000 millones. Pero a los dos años canceló todo para construir, junto al Disneyland original, el parque California Adventure.

 

Por ahora la alcaldía de Long Beach está más preocupada por la presencia real en los tribunales de un expediente de bancarrota parra Eagle Hospitality. “La empresa tiene una obligación de largo plazo para asegurar el mantenimiento y la operación de este activo de la ciudad”, expresó un comunicado. En febrero el consejo municipal se reunirá para discutir la situación del Queen Mary.

Compartir