0971 711 319

Una vuelta más a la vida

December 14, 2020

Lidia Mendoza es una docente emprendedora que -en tiempo de Covid 19- alternó sus interminables clases virtuales con una nueva pasión, el reciclado de neumáticos.

En principio, ella se aferró a la actividad a modo de relax, pero luego terminó enamorándose de sus creaciones. En esta nota, nos relata cómo se fue dando ese proceso, mostrándonos además de sus hermosos trabajos.

“Esta iniciativa partió de una compañera de trabajo con el fin de realizar una terapia de salud mental, para despejarnos después de tanta actividad laboral. Como me dedico a la docencia, este año fue muy difícil, complicado y estresante, pues esta nueva modalidad a distancia implicó muchos cambios ”, relató la docente.

En ese sentido, explica que la misma daba clases virtuales a diez cursos en distintos horarios, pero que eso no fue obstáculo para su nueva pasión: la fabricación de pufs de neumáticos reciclados. “Me lleva varios días terminar, pero el resultado me encanta y cada vez voy perfeccionando más la técnica”, expresó.

Siguiendo con su relato, recordó que cuando aceptó la invitación de su compañera pensó que sería difícil, pero que al ver fotos del trabajo que ella realizó quedó encantada.

“Yo ya había hecho en mi casa algunas planteras de varios neumáticos que había pintado, así que era cuestión de darle otro uso. El segundo día de vacaciones fui directo a la casa de la compañera con mis materiales que eran los neumáticos, telas, y el resto ella me dijo que me completaría, así que empezamos a preparar  los puffs, siguiendo las instrucciones. Desde ese día quedé muy entusiasmada por lo que había aprendido, tanto que  al día siguiente empecé a preparar otro, yo sola, y me salió súper bien”, rememoró Mendoza.

Alas a la imaginación

“Decidí dar alas a mi imaginación buscando otros materiales y así tener variedad, por lo que compré piolín de yute, telas de variadas texturas y otros detalles. Cada vez quedaba más satisfecha de mi trabajo, así que me animé y empecé a enviar las fotos a mi grupo de familia y amigos, publiqué en mi estado, en mis redes sociales y así empecé”, sostuvo Lidia al tiempo de comentar que en realidad  lo hacía a modo de distracción, teniendo en cuenta las incontables horas frente a la computadora.

Recordó que tras sus publicaciones, los elogios llegaron como posteos, llamadas y fue allí que surgió la idea de crear una página en Instagram con la ayuda de su hija­: “@puffsreciclados  - una vuelta más a la vida”.

“Este trabajo necesita de otros colaboradores así que eso también me generó satisfacción, el poder ayudar a los demás. Así recibía ayuda del carpintero en la colocación de las patas a las mesitas y otros detalles para la terminación del trabajo. Hoy puedo decir que ya aprendí casi todo del oficio y prácticamente lo puedo hacer sola”.  

En otro momento, la docente sostuvo que con las ganancias de sus primeras ventas fue comprando para sus herramientas.

A las mesitas de diversos estilos y los pufs se sumaron las camitas para perros, gatos, lo cual han sido muy solicitados.

“Con mi emprendimiento también estoy aportando mi granito de arena para mejorar el medio ambiente, pues sabemos que los neumáticos que quedan sin uso al aire libre es recipiente favorito de los mosquitos  Aedes Aegypti,  portadores del dengue”. 

Finalmente, Mendoza instó a las personas a animarse a reciclar porque aparte de distraer en este tiempo de confinamiento parcial, también genera recursos para sobrellevar la crisis económica y sanear nuestra casa grande: la tierra.

Compartir